Revamping de líneas: más por menos

El término “revamping” significa modernizar, rediseñar, avivar la apariencia de, readecuar, redecorar, rehabilitar, remodelar, remozar,...


En los tiempos de crisis, no es habitual encontrar inversiones en nuevas líneas de producción, pero sí en revamping de las existentes. El objetivo es obtener más por menos.

Obtener más en base a
  • optimizar el proceso: disminuir tiempo de ciclo, optimizar velocidades, mejorar el control del bucle, mejorar la diagnóstica, ...
  • facilitar la operativa: mejoras en los HMI, más utilidades para los operadores, ...
  • reducir el consumo energético: sustituciones de elementos ineficientes como contactores por variadores, nuevos reguladores regenerativos, cambios en la automatización según las MTDs actuales, ...
  • más seguridad: añadiendo control de acceso por niveles de usuarios
  • más fiabilidad: al actualizar los componentes obsoletos, garantizar los repuestos y la asistencia del fabricante.

El revamping (con toda la imprecisión de generalizar) se trata de una inversión con un ROI muy rápido ya que puede aportar mejoras agregadas de productividad de un 5% a un 25%, de eficiencia energética de un 2% a un 15%, y de valor añadido que diferentes áreas de la empresa (como Producción, Mantenimiento, Calidad, etc.) van a apreciar enormemente.



Los sistemas MES, ahora más que nunca

Los sistemas MES (Manufacturing Execution Systems) son básicamente sistemas de información que residen en la propia planta y que enlazan el sistema de información de gestión empresarial (ERPs) y los sistemas de supervisión (SCADAs) y control de planta.


Los principales beneficios que nos proporciones un sistema MES son:

  • Mejora de la productividad
  • Mejora de la calidad
  • Reducción de costes de producción
  • Mejora gestión de activos
  • Mejora productividad industrial
  • Reducción WIP
  • Cumplir normativa trazabilidad


Todos estos beneficios se obtienen gracias a las funcionalidades propias de un sistema MES:
  • Adquisición y registro de datos
  • Gestión de mantenimiento
  • Gestión de la calidad
  • Gestión de personal y recursos
  • Gestión de procedimientos
  • Gestión de documentación
  • Seguimiento y análisis de índices
  • Trazabilidad de productos
El primer paso para conseguir implantar un sistema MES es poder intercambiar información entre el sistema de supervisión y control de planta, y el sistema de gestión empresarial. No sólo se necesita una conexión física entre ambos sistemas, si no que esta información pueda fluir según el modelo de negocio, necesitando un procesado de la información.

El siguiente paso depende del grado actual de informatización de la empresa, ya que nunca se suele partir desde cero. La implantación de un sistema MES debe ser acorde a los sistemas de información actuales, implantando de forma escalar funcionalidades MES.



Existen hoy en día, multitud de soluciones para implantar un sistema MES, desde software SCADA con funcionalidades MES, software ERP con funcionalidades MES, hasta software específico MES. La decisión de adoptar un tipo de solución u otra dependerá de muchos factores, como los sistemas actuales implantados, alcance necesario, etc., por lo que es imprescindible o muy recomendable un estudio previo de consultoría.

El Cloud Computing puede reducir el consumo energético y las emisiones de carbono más del 30%

Trasladar las aplicaciones de negocio a la nube puede suponer ahorros en emisiones de carbono de hasta el 30% por usuario en grandes organizaciones, y de más del 90% en el caso de las pymes.

Las organizaciones que apuesten por mover sus aplicaciones de negocio a la nube pueden reducir el consumo de energía y las emisiones de carbono en un 30 por ciento o más, frente a aquellas que tienen sus aplicaciones funcionando en infraestructura propia. Esta es la principal conclusión de un estudio encargado por Microsoft y llevado a cabo por Accenture y WSP Environment and Energy, que pone de manifiesto el potencial del modelo Cloud Computing para hacer la ejecución de software más eficiente.

El estudio compara el uso de la energía y las emisiones de carbono de cada usuario en el uso de Microsoft Exchange Server 2007, Microsoft SharePoint Server 2007 y Microsoft Dynamics CRM, con sus equivalentes basados en Cloud: Microsoft Exchange Online, Microsoft SharePoint Online y Microsoft Dynamics CRM Online.


El estudio evaluó la huella de carbono de la infraestructura de servidor, red y almacenamiento de despliegues de tres tamaños diferentes (100, 1.000 y 10.000 usuarios respectivamente), descubriendo que cuanto más pequeña es la organización, mayor es el beneficio de moverse a la nube. Cuando las organizaciones de menor tamaño (100 usuarios) se pasan al Cloud, la reducción efectiva de la huella de carbono podría ser mayor del 90 por ciento al emplear un entorno Cloud compartido en lugar de servidores locales de la propia empresa. Para grandes organizaciones, los ahorros suelen rondar el 30 por ciento o incluso superior en consumo de energía y emisiones de carbono cuando se utilizan aplicaciones Cloud. En un caso práctico desarrollado con una gran compañía de bienes de consumo, el equipo del estudio demostró que se podrían ahorrar el 30 por ciento de las emisiones migrando sus 50.000 usuarios de correo electrónico en Norteamérica y Europa al Cloud de Microsoft.

El menor uso de energía y la reducción de las emisiones de carbono que permite la nube proceden de varios factores:
Aprovisionamiento dinámico: Las operaciones de software a gran escala permiten adecuar de forma constante la capacidad del servidor a la demanda.
Multi-alquiler: Los grandes entornos de Cloud pública permiten dar servicio a millones de usuarios de cientos de compañías de forma simultánea a través de una infraestructura compartida de forma masiva.
Utilización del Servidor: Los proveedores Cloud pueden conseguir mayores eficiencias aumentando la parte de la capacidad del servidor que una aplicación utiliza de forma activa, ejecutando así mayores cargas de trabajo en una porción de infraestructura menor.
Eficiencia de los Centros de Datos. A través de la innovación y un continuo desarrollo, los proveedores Cloud están liderando nuevos modos de diseñar, construir y operar un centro de datos en los que se minimice el uso de energía por cada cantidad concreta de potencia informática.





El estudio determina que, aunque muchas organizaciones pueden manejar algunos de estos factores en sus propios centros de datos para optimizar su eficiencia energética y las emisiones, debido a las economías de escala, los proveedores de las grandes infraestructuras de Cloud pública están mejor posicionados para ayudar a reducir el impacto medioambiental de la tecnología a través de la eficiencia de las tecnologías y la escala.

A los beneficios comunes mencionados que conlleva el cloud computing -como el ahorro de costes o una mayor agilidad- hay que añadir su potencial para reducir drásticamente el uso de energía y la huella de carbono asociadas con la ejecución de aplicaciones, según el estudio. Sustituyendo aplicaciones por servicios Cloud como los que ofrece Microsoft, los departamentos de TI podrán aprovecharse de una infraestructura Cloud altamente eficiente, "externalizando" así sus inversiones en eficiencia tecnológica y ayudando a sus compañías a alcanzar objetivos sostenibles.

"Los beneficios del cloud computing son claros: mayor productividad, reducción de costes y una menor carga en la gestión de los productos se han convertido en consideraciones clave para las organizaciones que se plantean utilizar los servicios en la nube de Microsoft. Estos factores, unidos a los beneficios medioambientales de la apuesta Cloud de Microsoft, ayudan a los clientes a reducir sus emisiones de carbono como mínimo un 30% por usuario. La tecnología Cloud tiene la capacidad de aportar valor al negocio a los clientes en una época donde la responsabilidad corporativa es fundamental para alcanzar el éxito empresarial", comenta Rob Bernard, director de estrategia medioambiental de Microsoft Corporation.

1st VALENCIAN WORKSHOP ON EFFICIENCY AND PRODUCTIVITY

Lugar: Universidad Politécnica de Valencia - Los días 7 y 8 de Octubre



The 1st Valencian Workshop on Efficiency and Productivity will be held on 7th and 8th October, 2010, in Valencia, Spain. The workshop is being organized by the Institute of Innovation and Knowledge Management - INGENIO (CSIC-UPV), a joint Institute of the Spanish Council for Scientifc Research (CSIC) and the Technical University of Valencia (UPV).


The conference will host sessions including invited and submitted papers. We would welcome theoretical, methodological and empirical papers on Production Theory, Efficiency, and Productivity Measurement from the public and private sectors.


This workshop is part of the series of biannual conferences hosted by for the Efficiency Research Group from University of Oviedo (Asturias, Spain) and the Research Group of Efficiency and Productivity from the University of Cordoba (Córdoba, Spain), but has the additional novelty of being an international conference. The official language of the conference will be English, although Spanish papers would be welcome. The accepted papers will be published in a proceeding book with ISBN.




Mas Información:  http://www.ingenio.upv.es/workshop/

Definiciones de Productividad

Definición de Productividad que realiza la Real Academia Española. "Relación entre lo producido y los medios empleados, tales como mano de obra, materiales, energía, etc".
Otros puntos de vista:

  • Capacidad de producir más satisfactores (sean bienes o servicios) con menos recursos.
  • Medida de rendimiento que se refiere a la relación entre lo obtenido (bienes y servicios) y lo ingresado (materiales usados y horas de trabajo).
  • Relación entre los insumos y la producción total obtenida al operar un proceso.
  • Los insumos pueden ser dinero, mano de obra ó tiempo.
  • La producción total puede ser en número de productos ó dinero.
  • Eficacia con la que se utilizan los recursos para alcanzar los objetivos de producción que se han fijado inicialmente.

Definición que hace la EPA (Agencia Europea de Productividad). “La productividad es el grado de utilización efectiva de cada elemento de producción. Es sobre todo una actitud mental. Busca la constante mejora de lo que existe ya. Está basada en la convicción de que uno puede hacer las cosas mejor hoy que ayer, y mejor mañana que hoy. Requiere esfuerzos continuados para adaptar las actividades económicas a las condiciones cambiantes y aplicar nuevas técnicas y métodos. Es la firme creencia del progreso humano".

Definición de la productividad industrial como la resultante equilibrada entre cantidad, calidad y coste de la producción obtenida.